***

domingo, 16 de octubre de 2011

WEST SIDE STORY




Reciclamos una camiseta vieja para convertirla en una bolsa.



Doblamos la camiseta por la mitad para poder hacer los cortes simétricos.



Cortamos las mangas y el cuello.



De una madeja de lana sacamos dos cabos y pasamos una horquilla o un imperdible.




En la parte interior de las costuras del dobladillo de la camiseta haremos dos agujeros pequeños, uno en cada lado, intentando que queden simétricos y por allí pasamos la lana. Cada cabo de lana recorrera media camiseta.




Cuando ya esten pasados los cabos de las lanas, estiramos de ellos fuertemente para reducir la distancia entre ellos y los anudamos en el interior de la camiseta/bolsa, para que queden escondidos



Y ya tenemos nuestra bolsa multiusos.